Hoja de Ruta

“Planifica tu trabajo y luego trabaja sobre tu plan” . Robert Baden-Powell.

Si sigues mirando el panorama laboral con los mismos ojos que hace diez años, conviene que empieces a diseñar una nueva hoja de ruta en tu proceso de búsqueda de empleo.

Aún no nos queremos dar cuenta que el mercado laboral ha cambiado y adaptarse a este nuevo panorama sembrado de incertidumbre, requiere mucho esfuerzo, constancia y decidir una hoja de ruta para conseguir tu objetivo profesional. En las últimas jornadas sobre empleo observé como todavía hay personas que no tienen un plan para alcanzar aquello que quieren en el ámbito laboral, y sin él difícilmente lo harán. Es necesario definir la estrategia para llegar a tu meta profesional, secuenciando bien los pasos que vas a dar, el tiempo que necesitarás y los recursos con los que tienes que contar. En definitiva, tener un plan de ACCIÓN, para REACCIONAR

La situación actual nos invita a evolucionar, y que pasemos de buscar empleo a ofrecer empleo. Hace diez años estar desempleado se afrontaba de forma diferente; te apuntabas a la oficina de empleo, cobrabas “el paro”, repartías CV, te inscribías en alguna oferta, o esperabas a que un nuevo trabajo llamara a tu puerta. A veces solo bastaba con decirle al vecino o algún amigo que te habías quedado parad@, y en un par de meses, ya estabas trabajando en otro sitio. La realidad es otra muy distinta ahora, y encontrar empleo, está convirtiéndose en una odisea. Si sólo nos quejamos de esta situación, aumentaremos nuestra frustración, y no conseguiremos nada. La queja solo es una excusa para no centrarte en lo que sí puedes hacer.

Todo ha cambiado en la búsqueda activa de empleo, y puedes adaptarte, o condenarte a quedarte parado esperando ser contratad@. Hay que dinamizarse, y no sólo actualizar tu CV e inscribirte en ofertas, sino también sacar jugo a tu talento, proponiendo proyectos y retos a las empresas para las que quieres trabajar.  Solo las personas que se mueven y toman iniciativa para emprender, que se lanzan a trabajar como freelance, personas que no solo buscan oportunidades, sino que hacen que la oportunidad les encuentre, son las que tienen éxito.

En un proceso de selección de recursos humanos, no sólo basta con que tu CV cumpla los requisitos exigidos para el puesto. Tienes que dejar ver en tu CV qué eres la persona idónea, y que además estás en consonancia y sintonizas con la filosofía y política de la empresa. Explotar tu creatividad para destacar, es el camino para crear tu marca personal, y hacer que se enamoren de ti y de los servicios que ofreces, terminando por conquistar en la entrevista. En un prado lleno de vacas, resaltará aquella que es de color púrpura, ¿no te parece? Este proceso diferenciador lo explica muy bien Seth Godin en su libro “La vaca púrpura”.

Las herramientas para mejorar tu empleabilidad están dentro de ti. La clave, la actitud con la que afrontes tu proceso de búsqueda de empleo. Una actitud positiva te ayuda a establecer una hoja de ruta sólida, centrada en tu meta profesional y a tu propio ritmo, paso a paso, perseverando hasta conseguirlo. Nos toca trabajar nuestra marca personal, entrenar y adquirir competencias profesionales, contactar con conectores en redes sociales, acudir a eventos networking, tener iniciativa, reforzar la propia motivación, aprender y desaprender hábitos, esforzarse al máximo, ser constante y paciente, y poner pasión a tu proyecto profesional, ofreciendo lo mejor de ti.

Recuerda tener movilidad para trabajar, porque a veces tu sueño profesional no reside en la ciudad en la que te has criado, y exige que te mudes o que utilices un vehículo de transporte. Apuesta por tu formación, por acreditar tu experiencia, y también por ser capaz de reinventarte, de reciclarte, de implicarte con lo que verdaderamente te importa y te interesa en el plano laboral. Por ello, descubrir si la empresa, o la oferta de trabajo, te es útil, te gusta, te enamora o te seduce a ti, es fundamental para que la relación entre ambos, cuaje.

Evidentemente actualmente hay muchas personas que tienen trabajos para subsistir, y no están entusiasmadas con ello. Pero si consigues ver esto, como un paso necesario dentro de tu hoja de ruta, para alcanzar aquello que sueñas, y dedicas todos los días parte de tu tiempo y de tu esfuerzo para conseguirlo, puede que empieces a verlo todo de forma más positiva.

En tu futuro, tú decides si quieres crecer profesionalmente, o sólo trabajar para vivir. Para ambas opciones la hoja de ruta te ayuda a establecer tu plan, de lo contrario puedes sentirte sol@ y perdid@ en este proceso de búsqueda de empleo. Por eso, busca asesoramiento y apoyo, alguien que te acompañé en este viaje y no a alguien que te dé el viaje intoxicándote con su negatividad y sus miedos. Rodéate de personas que te animen con su positividad, aquellas que han sido tu modelo de aprendizaje, y a las que admiras por su ejemplo.

Steve Jobs decía “sí tu no trabajas por tus sueños, alguien te contratará para que trabajes por los suyos”, así que, ponte manos a la obra, y construye la hoja de ruta hacía tus propios sueños.